Loading
Buscar en Drogas México

   

Los campesinos mayas son fáciles presas de las drogas :: Drogas México

#cocaína
Cultura general y medidas de reducción de daños en torno a este estimulante derivado de la hoja de coca

Cocaína
Los campesinos mayas son fáciles presas de las drogas
Psiquiatría y prohibición de plantas psicoactivas


Son víctimas de un choque de culturas en las ciudades(Servicio informativo Cox) MERIDA, Yucatán.— Los campesinos mayas no están exentos de caer en las garras de la droga, principalmente cuando emigran a las ciudades en busca de una oportunidad de trabajo. Según especialistas, los campesinos se ven enseguida en medio de...
MAY
23
2 0 0 5

0 comentarios


Los campesinos mayas son fáciles presas de las drogas

Jeremy Schwartz

Lunes 23 de mayo de 2005 (24/05/05)
Diario de Yucatán ver en yucatan.com.mx

Son víctimas de un choque de culturas en las ciudades(Servicio informativo Cox)



MERIDA, Yucatán.— Los campesinos mayas no están exentos de caer en las garras de la droga, principalmente cuando emigran a las ciudades en busca de una oportunidad de trabajo. Según especialistas, los campesinos se ven enseguida en medio de un choque de culturas.

Eso es exactamente lo que la familia de Puc, un campesino de 25 años de mirada dura y marcas de viruela en el rostro, descubrió cuando emigraron a Mérida de uno de los muchos pueblos mayormente indígenas que rodean a la ciudad capital. Puc no es su verdadero apellido, ya que para esta nota periodística pidió que se le identificara sólo con un seudónimo para proteger a su familia.

No sabía nada

“No sabía nada sobre crack”, dice el campesino, actualmente paciente en un centro de rehabilitación de drogas en Mérida. El mayor de tres hermanos, Puc comenzó a fumar mariguana poco tiempo después de que lo expulsaron de la esecuela a la edad de 12 años. Cayó presa del vicio al integrarse a una pandilla que vendía mariguana y cocaína, pero pronto comenzó a consumir las drogas que se suponía debía vender.

Cuando el crack entró a la escena, era una novedad; él sabía poco sobre la naturaleza altamente adictiva de la droga. Le resultaba fácil ocultar su hábito a sus padres, y compraba las drogas con el dinero que le daban para asistir a clases en una escuela de diseño.

El punto de rompimiento se produjo cuando pasó una semana sin dormir encerrado en una casa con otros tres adictos, consumiendo únicamente agua y crack.

Después de esa experiencia, finalmente le dijo a sus sorprendidos y confundidos padres que era adicto al crack y que necesitaba que lo ayuden.

“Mi papá me dijo: ¿Estás loco? ¿Qué estás fumando?”, recuerda. Yo le dije que era una roca, pero se fumaba. Pero mis papás, siendo de pueblo, no entendían”.

Puc le mostró a sus papás su pipa de cristal y una roca. Desesperado, fumó crack frente a su papá. “Le dije: “No estoy loco. Me estoy muriendo”.

No están preparados

De la misma manera en la que Puc y sus papás no estaban preparados para el crack, la vasta maquinaria judicial de México no ha estado preparada para atender el creciente problema de consumo interno.

Algunos funcionarios judiciales dicen que la prohibición constitucional para que las agencias policíacas locales y estatales investiguen delitos de drogas está obstaculizando los esfuerzos internos para combatirlos.

La vigilancia contra las drogas se deja a las dependencias policíacas federales y al Ejército, con el argumento de que sólo ellos tienen los recursos que se requieren para enfrentarse a carteles de drogas bien armados y financiados.

Las autoridades también se muestran renuentes a delegar labores de vigilancia a las policías locales, que tienen sueldos más bajos, ya que dicen que serían más susceptibles a la corrupción.

Pero cuando se trata de tráfico en las calles y bandas vecinales, generalmente las policías locales están en mejor posición a investigar.

Jorge Chabat, analista político en la ciudad de México y experto en tráfico de drogas, dice que la oficina de la Procuraduría General de la República ya está abrumada por la guerra que está librando. “Así que es probable que, si reciben un reporte de la policía local de Ciudad Juárez diciendo que un tipo está vendiendo drogas en una esquina, probablemente esa situación sea la prioridad número 454. Probablemente no pase nada. No es muy lógico que las autoridades locales no hagan nada cuando el problema está frente a sus ojos”.

Las autoridades judiciales también quieren reforzar las leyes sobre posesión de drogas, que dicen son usadas como lagunas por los traficantes locales. La ley mexicana dice que los adictos que sean arrestados con una cantidad considerada estrictamente para uso personal no deben ser procesados, sino canalizados a autoridades de salud y de rehabilitación.

“Una persona es arrestada con drogas, pero tenemos que dejarla ir porque dice que es un adicto y que la droga es exclusivamente para su consumo”, expresó Gilberto Higuera Bernal, procurador auxiliar de la PGR, en una entrevista en marzo pasado al periódico “Reforma”.

Otro riesgo

Pero agrupaciones de derechos civiles advierten que México corre el riesgo de penalizar la adicción, como lo hace Estados Unidos, y llenar cárceles ya saturadas con adictos no violentos.

El Congreso de México está estudiando cambios profundos a las leyes sobre drogas, pero no pudo llegar a un acuerdo antes de que concluyera su período de sesiones en abril pasado.

Pero si México tiene una ventaja en tanto batalla con su problema interno de drogas y el aumento en el consumo de crack, ésta es que puede observar los ejemplos en Estados Unidos y otros países y evitar situaciones.

“Estamos en un momento en que podemos prevenir muchas de las consecuencias que sabemos que produce este tipo de droga”, aseveró Víctor Ramón Roa Muñoz, director del Centro de Integración Juvenil en Mérida.
ver en yucatan.com.mx

estás viendo:
Los campesinos mayas son fáciles presas de las drogas
volver arriba

Salud Narcotráfico #adicciones Guerra antidrogas Prevención #adicciones #cocaína


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation