Loading
Buscar en Drogas México

   

Drogas en el Distrito Federal: hora de decidir :: Drogas México
género

Artículo

PRD creará comisión para reforma de #PoliticaDrogas
Drogas en el Distrito Federal: hora de decidir
Cómo hice la paz con la reducción de daños


Desde hace algunos años, y especialmente a raíz del innegable desastre causado por la estrategia contra el crimen organizado instrumentada por la administración de Felipe Calderón, el debate sobre alternativas para el control de drogas comenzó a tener una presencia creciente en el país, y especialmente en la Ciudad de...
NOV
11
2 0 1 3

0 comentarios


Drogas en el Distrito Federal: hora de decidir

Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas CUPIHD

Lunes 11 de noviembre de 2013 (13/11/13)
Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas CUPIHD ver en cupihd.org






Desde hace algunos años, y especialmente a raíz del innegable desastre causado por la estrategia contra el crimen organizado instrumentada por la administración de Felipe Calderón, el debate sobre alternativas para el control de drogas comenzó a tener una presencia creciente en el país, y especialmente en la Ciudad de México.

Debido a ello, diversos legisladores, académicos de prestigio, asociaciones civiles, personalidades públicas, la comunidad de derechos humanos y la propia Asamblea de Representantes del Distrito Federal (ALDF), comenzaron a hablar más abiertamente de la necesidad de enfocar el tema de las drogas desde ángulos distintos a las meras tácticas represivas y más realistas. Un reclamo, por cierto, de larga data entre los usuarios de drogas, tal vez uno de los grupos más vulnerables, olvidados, discriminados e invisibles de nuestra sociedad.

Gracias a ello, diversas instituciones, como la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y la propia ALDF, organizaron importantes foros públicos en la materia. Dos de ellos resaltaron este año por su importancia: el Foro Internacional sobre Drogas y Derechos Humanos y el Foro sobre Políticas Públicas en materia de Drogas para la Ciudad de México.

Gracias a ellos, y al intenso debate público reflejado en los medios masivos de comunicación, parecieron establecerse algunos lineamientos y supuestos básicos que cualquier reforma en la materia deben de tomar en cuenta: las drogas se usan con independencia de su legalidad o ilegalidad, los menores de edad no deben tener acceso alguno a ellas, los derechos humanos deben incluir a los usuarios de drogas como sujetos de plenos derechos, es necesario reconocer la importancia de contar con políticas más efectivas para la prevención, la reducción de riesgos y daños, y para el tratamiento y, finalmente, la necesidad de abrir un espacio en las leyes federales para, en el caso de la marihuana, permitir el cultivo sin fines de lucro; esto con la finalidad de que los usuarios de esta planta -que son la inmensa mayoría de los consumidores de drogas ilegales-, no tengan que alimentar ni recurrir al mercado negro, ni entrar en contacto con sustancias más peligrosas que se ofrecen en ellos.

Resulta importante mencionar, en este punto, un resultado significativo del debate público suscitado en la Ciudad de México: el hecho de que, al examinar con más detalle el fenómeno de las drogas ilegales, las propias autoridades de la Ciudad de México han debido reconocer la necesidad de trabajar no sólo frente a las realidades que éstas representan, sino también hacerlo para encontrar mejores estrategias para el control de drogas no ilegales: alcohol, tabaco e inhalantes, problemas de salud pública muy importantes para la sociedad, pero para las cuales tenemos una gran tolerancia cultural en el caso de las dos primeras; y un abandono institucional crónico hacia el consumo de sustancias volátiles de origen industrial.

Hasta aquí, todo bien.

Sin embargo, a últimas fechas hemos constatado la dificultad para legislar integralmente tomando en cuenta estos lineamientos básicos, así como las muy limitadas competencias locales para instrumentar sus propias soluciones ante una ley federal que monopoliza casi cualquier medida legislativa sobre asuntos de drogas.

Algunos legisladores, por ejemplo, han presentado iniciativas que recogen algunos de los lineamientos enumerados (por ejemplo, las presentadas por el Diputado Federal Fernando Belaunzarán para regular cannabis y para elevar los montos de posesión para uso personal) pero que, siendo medidas aisladas y poco debatidas entre la clase política en general, tienen pocas posibilidades de avanzar en los espacios legislativos.

Por su lado, la ALDF parecía encaminarse a presentar un paquete de medidas, tanto en el orden local como hacia el orden federal, de modo tal que la Ciudad de México pueda encarar de mejor manera el consumo y los mercados ilegales en términos de alcohol, tabaco, inhalantes y mariguana.

Pero ahora que ha llegado el momento de plantear con audacia una verdadera estrategia integral hacia las drogas, las fuerzas políticas y algunas autoridades de la Ciudad han empezado a flaquear: por un lado, parecen ver más costos que beneficios al trabajar en una reforma de esta naturaleza y, por otro, también se dan cuenta que este es un proceso de cambio profundo y gradual que no necesariamente se compagina con intereses políticos de corto plazo.

En efecto, llegado el momento de las decisiones, pareciera ser que la dinámica y los incentivos políticos para la inacción son más fuertes que los derechos y el bienestar de los ciudadanos de la capital. Por ello, es hora de exigir a nuestros representantes populares, tanto como a nuestras autoridades, la necesidad de dejar de lado las consideraciones políticas más terrenales y partidistas, para enfrentar un problema creciente que no se irá por sí solo, especialmente si volteamos hacia otro lado cuando llega el momento de tomar decisiones de gran trascendencia social.

ver en cupihd.org


estás viendo:
Drogas en el Distrito Federal: hora de decidir
volver arriba
#CannabisMX


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation