Loading
Buscar en Drogas México

   

Un lustro de la Ley contra el narcomenudeo :: Drogas México

Narcomenudeo
La Ley contra el Narcomenudeo por primera vez distingue entre consumidores, narcomenudistas y narcotraficantes, y atribuye a instancias locales el conocimiento de casos de narcomenudeo

Acceso a la información en materia de justicia penal: del derecho al hecho
Un lustro de la Ley contra el narcomenudeo
Aumentan en DF crímenes por narcomenudeo


Se cumple un lustro de la Ley contra el narcomenudeo y dos años de su implementación en el Distrito Federal. Basada en umbrales de posesión, esta ley intenta diferenciar a usuarios de ciertas drogas ilícitas de los comerciantes de ellas; e involucra a las dependencias locales de procuración y administración...
AGO
20
2 0 1 4


0 comentarios


Un lustro de la Ley contra el narcomenudeo

Miércoles 20 de agosto de 2014 (20/08/14)
Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas CUPIHD ver en cupihd.org






Se cumple un lustro de la Ley contra el narcomenudeo y dos años de su implementación en el Distrito Federal.

Basada en umbrales de posesión, esta ley intenta diferenciar a usuarios de ciertas drogas ilícitas de los comerciantes de ellas; e involucra a las dependencias locales de procuración y administración de justicia en la persecución de los delitos previstos en el “narcomenudeo”: posesión, comercio y suministro, cuando estas conductas involucran cantidades entre una y mil veces la del umbral máximo de posesión estipulado por la propia ley.

En el caso de la cannabis, la Ley establece un límite de 5 gramos para no ejercer acción penal en contra de quienes sean detenidos en posesión o consumo de drogas en la vía pública, y no se les pruebe comercio ni suministro. Es bueno señalar aquí que, sin embargo, el usuario debe ser presentado ante la autoridad hasta que ésta lo acredite como tal y le abra un registro, ya que si se repite la conducta tres veces, recibirá tratamiento forzoso. También se establece una pena de 10 a 36 meses de prisión si esta posesión rebasa el umbral, pero no los 5000 gramos.

Así, esta Ley, que ha sido interpretada en numerosos debates nacionales e internacionales como una despenalización de la posesión para uso personal, en la práctica ha facilitado la criminalización de los usuarios —tanto la formal como la informal— mientras que ha sido muy poco útil para contener la expansión de los mercados locales de drogas y para evitar la presentación de usuarios de drogas como presuntos delincuentes.

La ley supone una criminalización formal del usuario al propiciar que, cuando éste es sorprendido consumiendo en vía pública, sea detenido, por lo que técnicamente constituye una falta administrativa; pero sea presentado ante Ministerio Público por presunción de delitos contra la salud en la modalidad de posesión y en cantidad de “narcomenudeo”. Mientras se define si es el caso, será procesado y sentenciado como narcomenudista.

Una comparación que ilustra la discriminación del usuario de drogas ilícitas, por ejemplo, es el alcohol consumido en vía pública: también se considera una falta administrativa y se debe presentar al infractor ante un juez cívico, pero a quienes son sorprendidos bebiendo no se les acusa de posesión de alcohol, con lo que pueden optar por multa o arresto administrativo. Adicionalmente, la noción de “ser sorprendido en posesión” sin que exista consumo, implica casi por obligación una detención arbitraria, muchas veces motivada por aspecto, identidad cultural, edad u otras consideraciones discriminatorias.

La criminalización informal, en cambio, sucede porque propicia que distintas autoridades corruptas aprovechen la vulnerabilidad jurídica de los usuarios ante la ley, para extorsionarlos a ellos y/o a sus familias. Para tales autoridades es sencillo aprovechar el tiempo de determinación del status jurídico del detenido, o bien aumentar las cantidades de posesión cuando el usuario es detenido individuamente; como lo constatan la 1 Encuesta de Usuarios de Drogas Ilegales en la Ciudad de México y el Informe Especial sobre drogas y derechos humanos en la Ciudad de México, de la CDHDF.

Por otro lado, la Ley no establece elementos secundarios de guía que ayuden a las autoridades a diferenciar entre usuarios y vendedores de drogas, lo que facilita la vulneración de los derechos de las personas usuarias. En la práctica, la prueba del delito se limita a la cantidad de droga.

Hay que considerar, también, que la Ley omite la dinámica de los mercados locales, que en el caso de México, que sucede en cantidades superiores a las dispuestas por los umbrales, lo que aumenta la vulnerabilidad de los usuarios. En el caso de la mariguana, por ejemplo, las “onzas mexicanas” (de 25 gramos) suelen ser una unidad de venta corriente. Que las unidades de mercado continúen por encima de los umbrales es un indicio, además, de que la delincuencia vinculada al tráfico no ha sido impactada de modo que hayan tenido que adecuar sus estrategias de mercado o compraventa.

Si los objetivos básicos de la Ley contra el Narcomenudeo eran el diferenciar usuarios de delincuentes, así como el de combatir el mercado a pequeña escala de drogas, a 5 años de su existencia sus resultados no solo han sido muy escasos, sino más bien, sumamente contraproducentes.

ver en cupihd.org


estás viendo:
Un lustro de la Ley contra el narcomenudeo
volver arriba
Narcomenudeo

referentes
[Iniciativa o Ley contra el narcomenudeo] DIARIO OFICIAL (Primera Sección) página 83 SECRETARIA DE SALUDDECRETO por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud, del Código Penal Federal y del Código Federal de Procedimientos Penales.Al margen un...
AGO
20
2 0 0 9


3 referencias
(ricardelico)


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation