Loading
Buscar en Drogas México

   

Juicios y prejucios :: Drogas México
trisección

Cultura

El diablo y don Julio
Juicios y prejucios
Colombia


[fragmento]Impelidos para contrarrestar la bofetada al patrón en turno, pues eso y no otra cosa fue la publicación del encuentro entre Julio Scherer y El Mayo Zambada, algunos han dicho: el “narco” sabe usar a quienes se dejan usar. ¡Uy! Cuánto espanto y cuanta subconsciente revelación de cómo ven el periodismo quienes llegaron a la profesión no...
ABR
6
2 0 1 0
0 comentarios


Juicios y prejucios

Rafael Cardona

Martes 6 de abril de 2010 (06/04/10)
La crónica ver en cronica.com.mx





[fragmento]

Impelidos para contrarrestar la bofetada al patrón en turno, pues eso y no otra cosa fue la publicación del encuentro entre Julio Scherer y El Mayo Zambada, algunos han dicho: el “narco” sabe usar a quienes se dejan usar. ¡Uy! Cuánto espanto y cuanta subconsciente revelación de cómo ven el periodismo quienes llegaron a la profesión no por vocación sino por conveniencia: un simple intercambio de favores.

Dejarse usar, vaya.

Quizá sea cierto. Pero hasta ahora nunca se han visto publicadas peticiones firmadas por Julio Scherer en demanda de fondos (dinero se le llama en lenguaje llano) al Presidente de la República haya sido quien haya sido. Y sí se conocen solicitudes (muchos guardamos los recortes de aquel hallazgo de Raymundo Riva Palacio) en las cuales un severo juez actual del trabajo ajeno se rasga la túnica por la conversación entre Zambada y Scherer.

Desde el domingo, muchos se han subido a los torreones inexistentes del también imaginario castillo de la pureza (para usar una frase de Octavio Paz) y han dicho: ¿cómo, los narcos mandan sobre la prensa “independiente”? Pura envidia o pura respuesta por encargo.


ver en cronica.com.mx


estás viendo:
Juicios y prejucios
volver arriba


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation