Loading
Buscar en Drogas México

   

Declaración de Atenas 19 de junio de 2014 :: Drogas México
género

Comunicado

Declaración IV Encuentro Continental de Activistas Latinoamericanos de Can
Declaración de Atenas 19 de junio de 2014
Audiencia interamericana sobre las políticas sobre las drogas


Por la presente la Copresidencia de la UE remite la Declaración de Atenas, tal como fue adoptadaen Atenas el 19 de junio de 2014 por la XVI Reunión de Alto Nivel del Mecanismo deCoordinación y Cooperación en Materia de Drogas entre la Unión Europea y la Comunidad deEstados Latinoamericanos y Caribeños...
JUN
19
2 0 1 4

0 comentarios


Declaración de Atenas 19 de junio de 2014

COPOLAD Programa de cooperación entre AL y la UE en Políticas de Drogas

Jueves 19 de junio de 2014 (23/02/15)
ver en https






Por la presente la Copresidencia de la UE remite la Declaración de Atenas, tal como fue adoptadaen Atenas el 19 de junio de 2014 por la XVI Reunión de Alto Nivel del Mecanismo deCoordinación y Cooperación en Materia de Drogas entre la Unión Europea y la Comunidad deEstados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)
.
Las Delegaciones de los Estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos yCaribeños (CELAC) y de los Estados Miembros de la Unión Europea, la Presidencia delConsejo de laUnión Europea, asistida por la Secretaría General del Consejo, la ComisiónEuropea y el Servicio Europeo de Acción Exterior, reunidos en Atenas los días 18 y19 de junio de 2014, bajo las copresidencias de Grecia y Guatemala, en la XVI Reunión deAlto Nivel del Mecanismo de Coordinación y Cooperación en materia de Drogas entre laCELAC y la Unión Europea.

2.RECUERDAN las declaraciones de los Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y elCaribe y la Unión Europea hechas públicas en las cumbres celebradas en Río de Janeiro(1999), Madrid (2002), Guadalajara (2004), Viena (2006), Lima (2008), Madrid (2010) y Santiago de Chile (2013) y el Plan de Acción UE
-
CELAC adoptado en 2010 y su continuidad en el que se garantizó su tema VI, consagrado al Problema Mundial de las Drogas, así como los compromisos asumidos en las Declaraciones birregionales adoptadas en las Reuniones de Alto Nivel del Mecanismo.
3.RECONOCIENDO que el principio de responsabilidad común y compartida guía las accionesindividuales y conjuntas de todos los Estados de la CELAC y de la UE y garantiza sucompromiso por igual a la hora de combatir el problema mundial de las drogas en todas susdimensiones, y que alienta una cooperación internacional aún mayor al reforzar lascapacidades nacionales sobre la base de un enfoque completo, equilibrado ymultidisciplinario.

RECONOCEMOS que, para abordar eficazmente el problema de las drogas, los esfuerzosdeben seguir un planteamiento basado en pruebas, integrado, multidisciplinario y equilibradoque combine medidas de reducción de la demanda y de reducción de la oferta de drogas, entotal conformidad con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, elDerecho internacional y la Declaración Universal de Derechos Humanos y, en particular, respetando plenamente la soberanía e integridad territorial de los Estados, el principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados, y también respetando plenamente todos losderechos humanos, las libertades fundamentales, la dignidad inherente a toda persona y los principios de igualdad de derechos y respeto recíproco entre Estados

SUBRAYAMOS que las Convenciones de las Naciones Unidas sobre drogas y otrosinstrumentos internacionales pertinentes constituyen la piedra angular delsistema internacional de control de la droga, y saludan los esfuerzos por cumplir las disposiciones de dichas Convenciones y por garantizar su aplicación efectiva.

6.RECONOCIENDO la importancia del Mecanismo de Coordinación y Cooperación en materiade Drogas entre la CELAC y la Unión Europea como marco birregional basado en el diálogo,la responsabilidad común y compartida, la coordinación y la cooperación, para hacer frentecon un planteamiento eficaz y equilibrado al Problema Mundial de las Drogas, queafecta a ambas regiones.

DECLARAMOS LO SIGUIENTE:

COOPERACIÓN BIRREGIONAL

7.El Problema Mundial de las Drogas afecta a todos los Estados y para enfrentarloACORDAMOS QUE se requieren estrategias mundiales dirigidas contra todas y cada una delas causas subyacentes.

REITERAMOS el valor de seguir aunando esfuerzos en foros multilaterales dedicados al tema.
8.RECONOCEMOS que una perspectiva integrada que destaque la inclusión y la integraciónsocial como medio de garantizar el pleno ejercicio y disfrute de los derechos humanos, resulta esencial a la hora de abordar el Problema Mundial de las Drogas.

ACORDAMOS seguir haciendo frente al Problema Mundial de las Drogas, respetandoplenamente los derechos humanos, con objeto de reducir los efectos negativos quetiene sobre los individuos, la sociedad, la estructura y cohesión social, el desarrollo, las instituciones democráticas, la inclusión social, la salud pública, el medio ambiente y la seguridadciudadana.

10. RECONOCEMOS también la necesidad de elaborar y aplicar de una manera general,integrada y participativa políticas estructurales que aborden los múltiples factores de riesgodel problema de la droga, fomentando consideraciones de orden social, entre otras cosas,estrategias de prevención, la consolidación del tejido social, la mejora del acceso a la justicia,la inclusión social, y las necesidades de las víctimas de la delincuencia relacionada las drogas,cuando elaboren dichas políticas, de acuerdo con el derecho nacional.

11.REAFIRMAMOS nuestro compromiso de reforzar el principio de la Responsabilidad Común y Compartida, acordado por la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas en su Resolución 56/9 titulada "Fortalecimiento del principio de responsabilidad común ycompartida como base para orientar la acción internacional en la lucha contra el problemamundial de las drogas con un enfoque integral y equilibrado", y expresado de nuevo en el 57. período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas.
12. RECONOCEMOS la necesidad de aplicar de una manera equilibrada la declaración política yel Plan de Acción de las Naciones Unidas, teniendo en cuenta los nuevos retos y las realidadesnacionales, con arreglo al principio de la Responsabilidad Común y Compartida, con unavisión que integre los esfuerzos orientados a prevenir y reducir los efectos negativos delProblema Mundial de las Drogas sobre el desarrollo social, económico y político de nuestrassociedades, y promoviendo y reforzando, entre otras cosas, políticas destinadas a reducir la demanda centrada en las personas y la prevalencia de los derechos humanos.
13.ACOGEMOS CON SATISFACCIÓN la Decisión de la Asamblea General de convocar unperiodo extraordinario de sesiones dedicado al Problema Mundial de las Drogas, reiteramos nuestro apoyo a un debate provechoso, de amplio alcance y pragmático y por consiguienteDESTACAMOS la importancia de que se mantenga plenamente la cooperación birregional enel proceso establecido por la Resolución de la AGNU 67/193 para celebrar un Periodo Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General en 2016.

ANIMAMOS a que las agenciasespecializadas de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales pertinentescontribuyan a este proceso.14.ACORDAMOS debatir los logros, retos y nuevos y mejores enfoques que puedan contribuir ala lucha contra el problema mundial de la droga en ambas regiones en la XVII Reunión deAlto Nivel del Mecanismo de Coordinación y Cooperación en materia de Drogas entre laUnión Europea y la CELAC que se celebrará en 2015.15.TENEMOS EN CUENTA la necesidad de contar con indicadores y herramientas para larecogida y el análisis de datos precisos, fiables y comparables sobre todos los aspectospertinentes del Problema Mundial de las Drogas en lo referente a la reducción de la oferta y lademanda, el tratamiento, la rehabilitación y la reinserción social y, en su caso, la promoción oel desarrollo de estos nuevos indicadores y herramientas; RECONOCEMOS la importancia deque los observatorios de las drogas faciliten datos comparables que puedan ayudar a formularpolíticas públicas sobre drogas eficaces, así como la necesidad de seguir reforzando lascapacidades de los observatorios, según corresponda6.DESTACAMOS que la cooperación birregional debe complementar los esfuerzos realizados anivel local, nacional, bilateral, subregional, regional y multilateral, y RECONOCEMOS laimportancia de que esa cooperación se ajuste, siempre que sea posible, a las prioridades y losobjetivos acordados.17.SEGUIREMOS apoyando los proyectos birregionales en los ámbitos de la reducción de lademanda y de la oferta, sobre la base de criterios definidos conjuntamente de eficacia yeficiencia, sostenibilidad, pertinencia e impacto, concebidos conjuntamente y aplicados porambas regiones en pleno reconocimiento de sus prioridades, normas y responsabilidadesrespectivas. SEGUIREMOS apoyando las evaluaciones de los proyectos y sus resultados.8.ALENTAMOS el intercambio de experiencias, conocimientos y mejores prácticas, así comolasactividades de desarrollo de capacidades que refuercen las políticas nacionales, yPONEMOS DE RELIEVE el valor de las iniciativas de cooperación triangulares y sur surencaminadas a impulsar las capacidades institucionales por medio del intercambio deconocimientos, experiencias y lecciones aprendidas, y a través de facilitación de la creaciónde capacidades.19.VALORAMOS la evolución de las actividades emprendidas y los resultados en el marco delPrograma de Cooperación entre América Latina y la Unión Europea en Políticas sobre Drogas–COPOLAD-, como quedan reflejados en la evaluación intermedia externa cuyo objetivo esmejorar la coherencia, el equilibrio y el impacto de las políticas sobre drogas en los paísesparticipantes a través del fortalecimientodel intercambio de experiencias comunes, lacoordinación birregional y la promoción de respuestas multisectoriales, completas ycoordinadas y APOYAMOS la continuidad de estas actividades en el futuro conla plenaparticipación de los países del Caribe a este respecto.20.ASIMISMO REAFIRMAMOS nuestro compromiso de promover la cooperación bilateral,regional y multilateral en la lucha contra los cultivos utilizados para la producción deestupefacientes y la producción, la fabricación, el tránsito, el tráfico y la distribución ilícitos yel uso indebido de estupefacientes, sustancias psicotrópicas, así como nuevas sustanciapsicoactivas mediante el intercambio de experiencias, lecciones aprendidas, inteligencia einformación, cuando proceda y de conformidad con el Derecho nacional.21.NOS COMPROMETEMOS a promover una cooperación permanente entre los Estadosmiembros, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes y la OrganizaciónMundial de la Salud, respetando al mismo tiempo sus mandatos específicos, a fin de asegurarla disponibilidad adecuada de estupefacientes y sustancias psicotrópicas bajo controlinternacional con fines médicos y científicos, evitando a su vez que sean usados con finesilícitos, con arreglo a los instrumentos internacionales legales correspondientes.REDUCCIÓN DE LA DEMANDA22.REITERAMOS nuestro compromiso de promover, desarrollar, estudiar y reforzar lasestrategias eficaces de reducción de la demanda a fin de proteger nuestras sociedades del usoindebido de las drogas mediante el desarrollo integral de estrategias de prevención basadas enpruebas que combinen los programas de prevención universal, selectiva e indicada, queinvolucren a las comunidades y vayan dirigidos a las familias, con particular énfasis en losgruposvulnerables, sobre todo los niños y los jóvenes en el marco del respeto de los derechoshumanos e interculturales.23.DESTACAMOS la importancia de políticas globales de reducción de la demanda de drogaspara afrontar los retos que plantea el uso y abuso de drogas, en particular de las drogassintéticas y de las nuevas sustancias psicoactivas, especialmente aquellas destinadas a reducirel consumo, garantizando a su vez el tratamiento y la reinserción social de losdrogodependientes.24.TENEMOS EN CUENTAel posible impacto de la depresión económica en países que sufrenesta situación sobre sus políticas de reducción de la demanda y de la oferta de drogas,ALENTAMOS, por tanto, a los Estados a que, en cooperación cuando proceda con losagentes pertinentes,se esfuercen por garantizar la adopción de medidas a nivel nacional ylocal en respuesta a una ralentización económica a largo plazo y continuada que no afectendesproporcionadamente a la aplicación de políticas globales y equilibradas de reducción de lademanda y la oferta de drogas, en particular disposiciones adecuadas relativas a medidassanitarias, de conformidad con la legislación nacional, y a esfuerzos suficientes de reducciónde la oferta.25.ALENTAMOS el trabajo dentro de los marcos jurídicos nacionales respectivos y conforme alDerecho Internacional aplicable para que se consideren, cuando convenga, alternativas alencarcelamiento en el caso de los delitos menores relacionados con drogas. INVITAMOS alos participantes en el presente mecanismo birregional a que consideren la posibilidad depromover el tratamiento basado en pruebas, la atención, la rehabilitación y las prácticas dereinserción social y servicios de apoyo relacionados con la comunidad para losdrogodependientes reclusos, según corresponda, al igual que la transición de las institucionespenitenciarias a la comunidad, asegurando la continuidad del tratamiento.26.APOYAMOS la colaboración intersectorial entre el sistema judicial, la justicia penal y lasinstituciones de sanidad públicay de educación relacionadas para la ejecución de prácticas enmateria de reinserción social y rehabilitación de los delincuentes, según corresponda, en unmarco de garantía del pleno disfrute generalizado de los derechos humanos. A este respecto,los programas de justicia reparativa pueden constituir, en su caso, un mecanismocomplementario a la justicia penal ordinaria.7.TOMANDO EN CONSIDERACIÓN que las cuestiones de salud pública deben ser abordadaspor los gobiernos nacionales con carácter prioritario, habida cuenta de la importancia deltratamiento y la reinserción social, ALENTAMOS los esfuerzos encaminados a asegurar quelas medidas adoptadas incluyan los recursos necesarios para la aplicación de políticascompletas y equilibradas de reducción de la demanda y la oferta de drogas, concebidasateniéndose a los derechos humanos, un acceso equitativo a la asistencia sanitaria y eltratamiento básico, en particular respecto de los más vulnerables, y a garantizar la coberturageneralizada, la accesibilidad, la calidad de los servicios esenciales y un sistema de control delos datos basado en pruebas a fin de fortalecer las políticas públicas.28.SUBRAYAMOS que un objetivo fundamental a la hora de tratar el Problema Mundial de lasDrogas es garantizar lasalud y el bienestar social de las personas, las familias y lascomunidades, en el marco de los derechos humanos y la integración social.29.ALENTAMOS la ejecución de estrategias basadas en pruebas para abordar la prevención, laintervención temprana, eltratamiento, la rehabilitación, la reinserción social y la reducción delas consecuencias negativas tanto sociales como sanitarias del uso indebido de drogas,conforme al Derecho nacional y en el marco de las estrategias nacionales de lucha contra ladroga, así como la capacitación continua de los profesionales, técnicos y actores involucradosen la ejecución de iniciativas para reducir la demanda de drogas.30.RECONOCEMOS que la responsabilidad de enfrentarse al Problema Mundial de las Drogasrecae en losEstados. ANIMAMOS a los Estados a que velen por que la sociedad civildesempeñe un papel participativo, en su caso, en la prevención y la rehabilitación, mediante laconsulta y la cooperación en el marco de las estrategias nacionales, en el desarrollo y laejecución de los programas y las políticas, en particular en relación con los aspectos dereducción de la demanda.31.DESTACAMOS la necesidad de aumentar los esfuerzos birregionales en el ámbito de lareducción de la demanda. A este respecto RECONOCEMOSla importancia de políticasbasadas en pruebas y, por consiguiente, NOS COMPROMETEMOS a promover lainvestigación para la aplicación de estrategias de prevención sólidas en materia de drogas ytratamientos para el uso indebido de drogas, en particular entre los sectores más vulnerablesde la población. Además, DESTACAMOS la necesidad de esfuerzos conjuntos para mejorar yaplicar esas estrategias y tratamientos de promoción social y de la salud y los ALENTAMOS.32.FOMENTANDO políticas actuales sobre drogasbasadas en las pruebas para abordar elProblema Mundial de las Drogas, APOYAMOS las iniciativas centradas en asegurar unaspolíticas equilibradas en materia de drogas, basadas en una visión de la salud pública y de losderechos humanos; la integración enlos programas de salud pública de los servicios deprevención, tratamiento y apoyo a la recuperación; el respaldo al acceso a terapias asistidaspor medicación; la adopción de los principios de la responsabilidad común y compartida y suadaptación a los instrumentos legales internacionales correspondientes.33.DESTACAMOS ASIMISMO la necesidad de elaborar estrategias actuales de reducción de lademanda de drogas basadas en pruebas de acuerdo con las mejores prácticas y con suaplicabilidad contextual a finde responder con mayor eficacia a las nuevas amenazasrelacionadas con el uso de sustancias psicotrópicas, nuevas sustancias psicoactivas, drogas deprescripción facultativa y su uso indebido; las condiciones comórbidas y los diferentesperfiles de consumidor y niveles de gravedad. DESTACAMOS la importancia de que talesintervenciones se adapten a las necesidades individuales, la experiencia científica y el respetode los derechos humanos, al tiempo que incorporan, si procede, la participación de la sociedadcivil en la formulación y la ejecución de la política de reducción de la demanda.REDUCCIÓN DE LA OFERTA34.PROMOVEREMOS acciones conjuntas que permitan identificar, obstaculizar y desmantelarlos grupos de organizaciones delictivas transnacionales involucrados en todas las actividadesilícitas relacionadas con el tráfico de drogas, con un compromiso constante de trabajarconjuntamente a fin de desarrollar amplias capacidades para afrontar los desafíos queimponen las rutas ya existentes y las nuevas rutas del tráfico de drogas, así como las nuevastecnologías y los nuevos métodos empleados por los traficantes.35.HACEMOS HINCAPIE en la necesidad de aplicar medidas conjuntas preventivas y decontrol, cuando convenga, a fin de combatir todas las formas de actividad delictiva quepuedan estar conectadas con el tráfico de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, como elblanqueo de dinero, el tráfico de personas, el tráfico de inmigrantes clandestinos y el tráficode armas. INTENSIFICAREMOS las accionesconjuntas, en su caso, destinadas alintercambio de información y la transferencia de tecnologías entre las autoridades coercitivaspara trazar mejor las rutas internacionales del blanqueo de dinero y de desviación deprecursores, y NOS COMPROMETEMOS a intensificar la cooperación judicial paraidentificar, investigar, perseguir y sancionar mejor a las personas y organizaciones activas enel blanqueo de dinero y en otras actividades delictivas relacionadas con las drogas con arregloa los marcos jurídicos internos, en particular, cuando sea posible, la incautación yrecuperación de los bienes afectados.36.DESTACAMOS la necesidad de fortalecer la cooperación birregional para prevenir ladesviación de precursores de drogas que se pudieran utilizar para la fabricación ilegal dedrogas, incluidos los estimulantes de tipo anfetamina y otras drogas sintéticas, yRECONOCEMOS que la cooperación activa en el marco de los acuerdos bilateralesexistentes sobre precursores de drogas es esencial a este respecto, pues proporcionan unasólida plataforma para coordinar las políticas e intercambiar información sobre precursores dedrogas en el marco de la asistencia administrativa mutua.37.OBSERVAMOS con satisfacción que, desde que se reanudaron los vigentes acuerdosbilaterales sobre precursores de drogas, las Partes han establecido un provechoso diálogoregular y EXPLORAREMOS las posibilidades de negociar nuevos acuerdos.38.ALENTAMOS la aplicación de medidas de control y prevención en puertos marítimos yaeropuertos a fin hacer frente al uso de los diferentes medios de transporte para el tráfico dedrogas, incluidos los contenedores, de conformidad con el Derecho internacional.39.CELEBRAMOS las iniciativas destinadas a garantizar la disponibilidad de pruebas, incluidoel desarrollo de cualquier proyecto destinado a establecer un sistema de trazabilidad deprecursores mediante un análisis de las drogas incautadas, que entre otros datos asistirá en ladeterminación de la pureza, los elementos utilizados en su fabricación,los métodos detratamiento y el origen geográfico.40.RECONOCEMOS que las nuevas sustancias psicoactivas plantean un grave problema aescala mundial que afecta a nuestros países. Al mismo tiempo, observando los desafíos queplantea la implicación de grupos de delincuencia organizada en la producción y distribuciónde nuevas sustancias psicoactivas, ACOGEMOS CON SATISFACCIÓN las nuevasiniciativas centradas en la lucha contra la producción, fabricación y el tráfico ilícitos denuevas sustancias psicoactivas y apoyamos el desarrollo de capacidades, cuando seanecesario, para mejorar, supervisar y responder al respecto, así como promover lasensibilización pública sobre el tema.41.NOS COMPROMETEMOS a seguir promoviendo el intercambio de información y mejoresprácticas entre ambas regiones al tiempo que fomentamos el uso efectivo de los instrumentosexistentes, incluidas las plataformas de intercambio, en el ámbito de la reducción de la ofertade drogas. FOMENTAREMOS el desarrollo de nuevos instrumentos de cooperación entre lasautoridades de seguridad, como los laboratorios forenses, a fin de fortalecer nuestra respuestafrente a las amenazas, existentes y emergentes, relacionadas con las drogas, de acuerdo conlas políticas y prioridades nacionales.42.PROMOVEREMOS, cuando proceda, acciones conjuntas que contribuyan al desarrollo y aléxito de investigaciones y políticas sobre blanqueo de capitales, sobre los medios utilizadospara llevar a cabo actividades ilícitas de este tipo y sobre los productos del delito generadospor ellas, como un elemento indispensable para hacer frente al problema del tráfico ilícito dedrogas.43.RECONOCEMOS que es importante reforzar la cooperación judicial entre los países delaCELAC y los Estados miembros de la UE y, cuandoproceda, la UE sobre tráfico de drogas,como complemento de la satisfactoria cooperación que sigue en curso en otros ámbitos,conforme al Derecho nacional.44.DESTACAMOS la gran importancia de la cooperación en curso entre los países de laCELACy la UE en el ámbito del desarrollo alternativo, abordando las causas profundas que conducena la implantación del cultivo ilícito de plantas utilizadas para la producción de estupefacientesy la fabricación de sustancias psicotrópicas e intentando sustituirlo pormedios de subsistencialícitos. Celebramos la adopción de los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre elDesarrollo Alternativo y nos comprometemos a contribuir a su aplicación en el marco de lacooperación birregional entre los países de la CELACy la UE.45.ACORDAMOS fomentar iniciativas para hacer frente a las consecuencias negativas delProblema Mundial de las Drogas sobre el medio ambiente, de conformidad con las políticasnacionales.46.APROBAMOS el Informe Anual de Actividades 2013-2014.47.ACORDAMOS celebrar la XVII Reunión de Alto Nivel del Mecanismo de Coordinación yCooperación en materia de Drogas entre la CELAC y la Unión Europea en el año2015 bajolas copresidencias de Letonia/Luxemburgo y Uruguay.

ver en https


estás viendo:
Declaración de Atenas 19 de junio de 2014
volver arriba
#UNGASS2016


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation