Loading
Buscar en Drogas México

   

Combate al narco: la forma es el fondo :: Drogas México


Combate al narco: la forma es el fondo


[Fragmento]En esta perspectiva, se vuelve fundamental la definición y aplicación de protocolos para el uso de la fuerza por parte de las dependencias encargadas de aplicar la ley así como el castigo de aquellos servidores públicos que no respeten dichos protocolos. No hay de otra. Las fuerzas de seguridad, como cualquier otro...
ABR
12
2 0 1 0
2 comentarios


Combate al narco: la forma es el fondo

Jorge Chabat

Lunes 12 de abril de 2010 (12/04/10)
El Universal ver en eluniversal.com.mx





[Fragmento]

En esta perspectiva, se vuelve fundamental la definición y aplicación de protocolos para el uso de la fuerza por parte de las dependencias encargadas de aplicar la ley así como el castigo de aquellos servidores públicos que no respeten dichos protocolos. No hay de otra. Las fuerzas de seguridad, como cualquier otro funcionario del Estado deben estar sujetos a reglas en el cumplimiento de su tarea y a sanciones cuando no cumplan con su deber en la forma establecida previamente. Ello evidentemente toca el tema sensible del fuero militar. Y en este punto es claro que si bien éste tiene su origen en lo relativo a las faltas contra la disciplina militar, la aplicación del mismo cuando se presentan quejas de abusos de derechos humanos por parte de miembros de las Fuerzas Armadas, no contribuye a dar certeza de que el uso de la fuerza pública se lleva a cabo de manera apropiada, lo cual deslegitima la estrategia de combate al narcotráfico por parte del gobierno. En otras palabras, si no hay una delimitación clara de la forma en que las fuerzas de seguridad deben actuar en su combate a la delincuencia organizada, se va a fortalecer la posición de quienes buscan que la fuerza pública no se aplique por los costos sociales que esta aplicación puede generar. Y ello. al final, va a descarrilar la política de combate al narcotráfico. Y en este escenario los únicos que ganan son los criminales: no gana ni el gobierno ni los ciudadanos. En el tema del combate al narco, más que en ningún otro, la forma es fondo.


ver en eluniversal.com.mx


estás viendo:
Combate al narco: la forma es el fondo
volver arriba


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


ricardelico :
Comparto con Braun que nos toca a la ciudadanía exigir e implementar una mejor política de seguridad y una mejor política de drogas. Aunque sea necesario cambiar gobiernos. Recomiendo también el artículo de Chabat en versión completa siguiendo la liga. Me parecen certeras las indicaciones de Chabat: la única solución en el problema del crimen organizado es 'el uso de la fuerza pública contra los criminales --algo a lo que el Estado no puede renunciar-- pero con los controles que establecen las propias leyes. (...) se vuelve fundamental la definición y aplicación de protocolos para el uso de la fuerza por parte de las dependencias encargadas de aplicar la ley así como el castigo de aquellos servidores públicos que no respeten dichos protocolos.' Para mí tampoco hay de otra. En materia de políticas de seguridad, el Estado debe emplear sus recursos contra el crimen organizado. Pero se debe hacer algo proporcional en materia de políticas de drogas, y emplear recursos comparables en y desde el lado de la prevención de los daños asociados al uso de drogas. Al principio y al final, el combustible que alimenta el narcofuego son las políticas de drogas. Unas políticas que carecen justamente de los 'protocolos y castigos' como lo propone Chabat, pero aplicados a la regulación legal y fáctica de la producción, el tráfico y el consumo de cada sustancia.
19/04/2010 | 23:23
en Combate al narco: la forma es el fondo
   
Béla Braun :
Muchas voces están haciéndose escuchar en los medios: !saquen al ejército de las calles! Muchos opinadores políticos han manifestado su desacuerdo con la intervención del Ejército mexicano en el combate al narcotráfico, al menos bajo el modelo actual.Pero los analistas han obviado un tema que a mí me parece fundamental: la responsabilidad por la actuación del Ejército no es exclusiva del presidente Calderón. Me explico.Resulta más que evidente que la obsesión de Felipe Calderón por emprender esto que él, indebida e impunemente, llama guerra no es sino una maniobra política, mediática, que le sirvió, al principio de su mandato, para obtener legitimidad ante la opinión pública luego de su elección como presidente, que fue y sigue siendo cuestionada por una buena parte de la sociedad. ¿Pero por qué Calderón pensó que una demostración de fuerza que incluyera el Ejército iba a mejorar su imagen pública? Por la sencilla razón de que nuestro presidente estaba al tanto de que dicha institución gozaba de gran creedibilidad entre los mexicanos.Así lo demuestran las primeras encuestas realizadas por actores independientes al inicio de la llamada "guerra contra las drogas". La mayoría de los mexicanos consideraban (¿consideran?) al Ejército una institución digna de confianza. Es ahí donde las mayorías se hacen responsables en parte por lo que está ocurriendo. Tristemente, nuestro pueblo no tiene memoria, no está informado y no procura estarlo. Y cuando se informa, como por azar, prefiere voltear la cara y opinar en masa, siguiendo las opiniones vertidas por los comunicadores en quienes confía.¿Olvidaron ya los mexicanos la participación del Ejército en la guerra sucia de los años sesenta y setenta? ¿Olvidaron ya el 2 de octubre? Cualquier mexicano informado sabe que el Ejército ha sido siempre una institución arbitraria, violadora de los derechos humanos (comenzando por los de sus propios miembros), antidemocrática (como, supongo, debe serlo cualquier ejército), poco transparente y, sobre todo, impune. Pero aun así, los mexicanos siguen creyendo, o almenos lo hacían hace cuatro años, que el Ejército es digno de confianza, y que sacarlo a las calles es una buena idea.Es muy fácil culpar al gobierno por los problemas que nos aquejan. No tan sencillo resulta hacer conciencia respecto a nuestra propia responsabilidad como pueblo. Olvidamos a menudo, casi siempre, de hecho, que el Estado mexicano es una representación del pueblo. Una serie de órganos que están ahí sustentados por el pueblo y para servir a los intereses de éste. Hasta que los mexicanos no tomen las riendas de su destino, comenzando por sus vidas privadas y terminando con el ejercicio de su poder de sostener o derrocar a sus gobernantes, respaldado por la propia Constitución, no estaremos ni cerca de avanzar en cuestiones tan importantes como la seguridad ciudadana, la justicia social, la salud y la educación.
13/04/2010 | 20:57
en Combate al narco: la forma es el fondo
   
DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation