Loading
Buscar en Drogas México

   

El narco y la economía :: Drogas México
autor como fuente

Reforma

Mexico Seguro
El narco y la economía
Territorio del éxtasis


Una de las propuestas más serias que desde hace muchos años se han formulado para ganar la guerra a las drogas es legalizarlas....A riesgo de recibir violentas críticas de los lectores, como ha sucedido cuando antes he recordado esta propuesta, me parece de la más elemental sensatez poner sobre la mesa nuevamente los argumentos...
JUN
16
2 0 0 5

0 comentarios


El narco y la economía

Enrique Quintana

Jueves 16 de junio de 2005 (16/06/05)
Reforma Una de las propuestas más serias que desde hace muchos años se han formulado para ganar la guerra a las drogas es legalizarlas. Es controversial, pero vale la pena entenderla



A riesgo de recibir violentas críticas de los lectores, como ha sucedido cuando antes he recordado esta propuesta, me parece de la más elemental sensatez poner sobre la mesa nuevamente los argumentos de quienes proponen la legalización de las drogas.

Lo único que le pido al lector es que no la descalifique de antemano sin que la lea y juzgue.

En realidad, la propuesta es del Premio Nóbel de Economía de 1992, Gary S. Becker, y fue publicada desde 1987, hace ocho años.

En su planteamiento, señala Becker lo siguiente (los subrayados son míos).

"Las sucesivas 'guerras' contra los narcotraficantes han fracasado en su afán de erradicar el comercio ilegal de esas drogas. Los problemas resultantes del fracaso son suficientemente graves para analizar otras opciones. (...)

"La enmienda constitucional que dio fin a la Ley Seca fue la confesión de que Estados Unidos había fracasado en el intento de prohibir el consumo de licor. No fue una muestra de apoyo a los grandes bebedores. De la misma manera, mi propuesta de legalizar algunas drogas no es señal de que apruebo la adicción a ellas. Por el contrario, es una forma de combatir los graves problemas creados por su prohibición.

"Los delincuentes, organizados en redes criminales, dominan el tráfico de drogas, de la misma forma que controlaban la producción y distribución del licor durante la Ley Seca. Si se permitiera que las compañías legítimamente establecidas tomaran el control de la producción y distribución de drogas, se acabaría la violencia en esta industria, como sucedió con las bebidas alcohólicas. La competencia entre esas empresas reduciría el poder monopólico de los traficantes actuales sobre muchos adictos que no tienen otra forma de adquirirlas. (...)

"Las drogas son muy caras, principalmente porque su precio cubre el riesgo que corren los delincuentes de ser aprehendidos y castigados, además de que incluyen el costo de sobornar a los funcionarios. La legalización provocaría una fuerte caída de los precios de las drogas, que a su vez disminuiría considerablemente la presión financiera de los adictos. Estos últimos no se verían obligados a prostituirse, asaltar y robar para financiar un hábito que consume todos sus recursos.

"Bajo el sistema actual, un adicto a las drogas puede perder su empleo y tener problemas para conseguir otro. Un ejemplo notorio de lo anterior es la expulsión o suspensión temporal de aquellos jugadores profesionales de béisbol, futbol y baloncesto que consumen drogas. (...) En caso de que el consumo de drogas fuera legal, los jugadores serían despedidos por las mismas razones que los borrachos, cuando no pueden desempeñar su trabajo.

"Se piensa equivocadamente que los adictos y demás consumidores de drogas no responden a un cambio en los precios. Aunque no existe suficiente evidencia al respecto, sabemos que la demanda de otras sustancias adictivas se incrementa cuando bajan los precios. Por ejemplo, el nivel de consumo de cigarrillos y licor es sen sible al costo de esos productos.

"La respuesta del mercado constituye el principal argumento contra la legalización de las drogas. Al provocar un descenso del precio aumentaría el consumo. (...) Sin embargo, esa 'sensibilidad' al precio, que por un lado estimula el consumo, también contiene la solución parcial del problema. De establecerse un impuesto moderado a la venta legal de drogas, se controlaría la demanda hasta niveles manejables, sin imponer un exagerado peso financiero a los grandes consumidores, que actualmente conduce al desorden social. El impuesto también proporcionaría recursos adicionales a los Estados y el Gobierno federal. (...)

"La experiencia de varios países demuestra que la imposición de penas severas a quienes conducen en estado de ebriedad reduce considerablemente la incidencia de esa falta. Por esa razón estoy seguro de que un castigo severo que puede incluir la cárcel disuadiría a la gente de consumir drogas cuando va a manejar o poner en riesgo de alguna otra forma la vida de los demás.

"Legalizar el consumo de drogas no va a solucionar todos los problemas, pero es la opción más viable. Debemos seguir el ejemplo de la Ley Seca y legalizar las drogas cuyo consumo no se ha podido controlar. Una mezcla de impuestos y castigos podría mantener el consumo de drogas en niveles tolerables".

Hasta aquí el texto de Gary Becker publicado en 1987 en Business Week.

Es obvio que la propuesta no ha prosperado y también lo es que el problema se ha agravado, al punto de que para un país como México se ha convertido en uno de los temas centrales de la seguridad pública.

Es necesario, ante el cuadro de crimen que estamos presenciando, al menos examinar las diferentes opciones que se ofrecen. Quizá sin la derogación de la Ley Seca todavía los herederos de Al Capone estarían masacrándose en las principales ciudades de Estados Unidos.

¿Le suena parecido a lo que sucede en algún lugar?




estás viendo:
El narco y la economía
volver arriba

Guerra antidrogas Despenalización Narcotráfico Política Prohibición


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation