Loading
Buscar en Drogas México

   

Songo :: Drogas México
género

Artículo

El peor de los éxtasis
Songo
Por decreto presidencial, desapareció el plan antidrogas


Es que "Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga..." y así Celia Cruz regocijaba con su canto y expresaba —expresa, se le puede oír mucho— los jelengues de pleitos tan inacabables como sempiternos. En las repúblicas, nacionales, comunidades, regiones, en el territorio mexicano, las disputas, los odios, los temores y los...
AGO
10
2 0 0 5

0 comentarios


Songo

Froylán López Narváez

Miércoles 10 de agosto de 2005 (11/08/05)
Reforma



Es que "Songo le dio a Borondongo, Borondongo le dio a Bernabé, Bernabé le pegó a Muchilanga..." y así Celia Cruz regocijaba con su canto y expresaba —expresa, se le puede oír mucho— los jelengues de pleitos tan inacabables como sempiternos. En las repúblicas, nacionales, comunidades, regiones, en el territorio mexicano, las disputas, los odios, los temores y los miedos, los rencores y las ambiciones estúpidas son gana y garra extendidas.

 

 

Al punto de que el nuevo estallido de una granada de fragmentación (otra no estalló) arrojada en el Cuartel de la Policía Preventiva del gobierno guerrerense en Puerto Marqués, llevó a lo que ocurre cuando hay masacre boxística, el manager del enmascarado arroja la toalla para parar la pelea y rescatar al masacrado; el gobernador con etiqueta perredista, el empresario Zeferino Torreblanca Galindo, declaró: "Ni quiero, ni puedo ni tengo que combatir al narcotráfico". Alega que no tiene bases legales ni mucho menos elementos para este combate descomunal.

 

Seguramente hubo desgarramientos de vestiduras, y los habrá, porque es más que sabido y comprometido que el deber y necesidad primarios de todo gobierno es la garantía —¡ajá!— de seguridad de vida y bienes de todo habitante bajo su pretendido cuidado. Nunca se ha podido universalmente, ahora cada vez menos en casi todo el planeta. Vicente Fox ha reiterado que esta lucha debe ser incesante, prolongada y es muy difícil. Las mafias son las otras transnacionales, más nocivas y criminales. Es que en este asunto se quiere acabar la rabia sin curar al perro. Es tenue y soslayada la lucha, de haberla, en contra del consumo de las drogas, principalmente del alcohol, la mariguana y la cocaína, abundan las personas que sostienen que si legalizan consumos, se abarataría y controlaría el pérfido negocio. No sostendría esto una modelo victimada por la adicción, recientemente rescatada de la locura insana, de su autodestrucción.

 

En día 5 de febrero, hubo tres ataques, uno de ellos dentro del mismo cuartel que se allanó el lunes, y que perpetraron el homicidio de tres agentes y un niño. Sicarios del Cártel del Golfo se atribuyeron, ha poco, el asesinato del subdirector de la policía ministerial de Guerrero y alardearon de su guerra en contra de los hermanos Beltrán Leyva, malvados del cártel sinaloense. Treinta y cinco personas han sido victimadas con los modos de los narcotraficantes, con certidumbre, saña e impunidad, abierta, retadoramente.

 

No cesan igualmente, día con día, los acosos, los atentados, las amenazas, sobre todo en el norte del país. Cuando hay fecha en la que no se sabe de crimen, en pocos días, o en semanas, aparecen cadáveres de asesinados. No se ve para cuándo se inhiba grandemente la criminalidad causada por motivos de negocios narcos, de hormigas o de capos mayores, por pasiones machistas o hembristas, por delirios y enajenaciones políticas, por contradicciones religiosas fanaticoides, por embrutecimientos de drogados, por el hastío desesperado de abandonados sociales, como acaba de ocurrir en el mismo Beijing, por las insuficiencias y desdenes del capitalismo de Estado chino.

 

En México el conocimiento de los miles y miles de abusos de los ciudadanos que se dedican, profesionalmente dicen, al negocio de la política, acarrea la irritación, la toma de alcaldías y oficinas públicas, el agravio de bloqueo de calles y carreteras, para rescatar derechos o mantener privilegios y canonjías indebidas. Hasta el momento la réplica de la gente es injuriar a los quejosos o a las autoridades incompetentes o firmes. De vez en cuando linchamientos y sus conatos, preludio fatal de lo que podría seguir en la República.

 

Si los legisladores, regionales o nacionales, son duchos en otorgarse dineros, turismo a cargo de erarios, bonos, salarios, autopréstamos, impiden dar cuenta de sus gastos, la esperanza y la confianza en este poder que se dice representante, no es posible esperar y confiar en que esta fuerza política sea considerada como un instrumento defensivo para iniciar, en pocos casos proseguir, una tarea reivindicadora común.

 

Mucho menos si se sufren "pérdidas" institucionales como la del ingeniero desclasado Leonardo Rodríguez Alcaine, líder hegemónico del corporativismo sindical. Ha de pasmar que se publiquen esquelas de patrones, empresarios, negocios, funcionarios públicos y los conspicuos del aparato estatal, en número y lamentos superiores a los que hubieran de haber expresado sus huestes charras prevalentes aunque en deterioro y obsolescencias claras. Terminó su vida La Güera hasta con bendición oficial. Ha de ser porque el secretario y el fenecido son filocatólicos.

 

Como es temporada de emergencia partidaria y electoral, el funeral del electricista convirtió en deshonras políticas un hecho que pudiera haber sido ocasión para que los deudos oportunistas reflexionasen y asumiesen que no hay poder personal que dure 100 años, ni jefe que lo ejerza. Pero no se piense que los pesarosos ocurrían para manifestar penas o lloros, fue un momento eficaz para la "grilla", para los enlaces, para hacerse notar y fotografiar, para que se sepa que están interesados en la herencia y en sus influjos.

 

En todo caso habrá que acoger y pretender la sentencia espinosista (Spinoza, 1632-77): "No deplorar, no reír, no detestar, sino comprender". Sí, pero da coraje y tristeza. En fin, más de uno piensa que los sindicalistas sistémicos, los regidores de sindicatos avejentados y estériles, desinteresados en cambios sustantivos, en la equiparación de intereses y vidas actuales y futuras de los trabajadores, estos astutos del poder obrero, merecen, dicen ellos, reconocimientos y exaltaciones pues han mantenido el orden injusto y la permanencia de afortunados y dirigentes sociales.

 

Y para que la "songosis" (Songo le dio a Borondongo; se repite) sea peste nacional, ahora sucede que se reincide en quejas y denuncias entre compañeros de la misma fantasía, ilusión y meta, la llegada o propiciamiento de que futuros gobiernos y fuerzas rescaten y den lugar principal a los conglomerados mayores, a quienes se ha empobrecido, personas y movimientos que asumen o escogen vías populares. Se dicen de cosas los insurgentes de antes. Expresan temores de que "dar en la madre" no es vocación única de los madracistas.

 

Se ironizaba en otros tiempos: "de derrota en derrota, hasta la victoria siempre". Como se ha decretado que las revoluciones son más malignas que benignas, a la postre, como se decidió pelear por las buenas, no con las armas, en juegos y jugarretas políticas, quien se reconozca o quiera radical, es mal visto, no está a la moda o es ajeno a la sensatez política. A lo mejor entienden así el juicio chestertoniano, las revoluciones no son las cabezas rodando o las sangres corriendo. Las revoluciones surgen de las ideas. Será por eso que ahora abundan los ideócratas, identificados con tecnócratas y reformistas. Mientras la gente aguante, no hay problema para estos ciudadanos bien pensantes y hasta eruditos.

 




estás viendo:
Songo
volver arriba
Narcotráfico


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation