Loading
Buscar en Drogas México

   

Homicidios 2008-2009 La muerte tiene permiso :: Drogas México
autor

Fernando Escalante Gonzalbo

Muertos que no hacen ruido
Homicidios 2008-2009 La muerte tiene permiso
Dice Washington


En 2008-2009 el homicidio en México se disparó por encima de toda lógica social y toda tendencia estadística previa. Fernando Escalante Gonzalbo comprueba...Hace algo más de un año publiqué aquí mismo un análisis estadístico del homicidio en México entre 1990 y 2007. La historia que contaban aquellos números era un poco desconcertante de...
ENE
3
2 0 1 1

2 comentarios


Homicidios 2008-2009 La muerte tiene permiso

Fernando Escalante Gonzalbo

Lunes 3 de enero de 2011 (07/01/11)
Nexos ver en nexos.com.mx

En 2008-2009 el homicidio en México se disparó por encima de toda lógica social y toda tendencia estadística previa. Fernando Escalante Gonzalbo comprueba con rigor que las muertes crecieron especialmente en los lugares en donde hubo grandes operativos militares y policiacos. La muerte tiene permiso es el título de un libro de cuentos de Edmundo Valadés. Lo repetimos aquí en su memoria y homenaje



Hace algo más de un año publiqué aquí mismo un análisis estadístico del homicidio en México entre 1990 y 2007. La historia que contaban aquellos números era un poco desconcertante de entrada, porque nos habíamos hecho a la idea de que la violencia venía aumentando en el país desde hacía tiempo, que era incluso mayor a la que había padecido Colombia a fines de los años ochenta. Y no era así. No había datos que justificasen la sensación de inseguridad de la segunda mitad de los noventa (...)
[FRAGMENTO]

Me encuentro ahora con nuevos números, los que corresponden a 2008 y 2009, de la misma fuente, las actas de defunción capturadas por el INEGI. Y me siento obligado a completar aquel panorama con este otro, aunque el análisis sea todavía tentativo y en algunos extremos difícil de argumentar.
Aquella historia, la de las dos décadas mal contadas del cambio de siglo, podía explicarse en buena medida a partir de factores estructurales: el ritmo de crecimiento de la población, la estructura productiva, el sistema de comunicaciones, la configuración del tráfico fronterizo. No sucede lo mismo con estos dos últimos años: el movimiento es demasiado brusco y muy general, y por eso parece pedir una explicación coyuntural. [FRAGMENTO]

La intervención de las fuerzas federales en tareas de seguridad pública, estos años pasados, es en parte respuesta a una crisis del poder municipal, de la policía municipal en particular, y en parte es factor para acentuar esa crisis. En varias ciudades del país, empezando por Tijuana y Ciudad Juárez, prácticamente se ha desmantelado la policía municipal: se ha detenido a cientos de agentes por complicidad con la delincuencia, se ha despedido a muchos más, y se habla de la necesidad de suprimirla de un modo definitivo, porque es la estructura más vulnerable y la menos eficaz para combatir al crimen organizado.
[FRAGMENTO]

La policía municipal, corrupta, ineficiente y abusiva como puede ser, tiene que organizar los mercados informales y los mercados ilegales. Se dirá que eso significa complicidad con los delincuentes: es verdad y es trivial. En cualquier país del mundo hace falta una fuerza pública arraigada localmente para organizar esos mercados, porque no van a desaparecer, y porque implican transacciones cotidianas, regulares, en las que participa buena parte de la sociedad.
[FRAGMENTO]

Por eso es tan grave la crisis de la policía municipal. Donde falta esa fuerza local, capaz de ordenar los mercados informales e ilegales, el resultado es perfectamente previsible, porque la incertidumbre genera violencia.
En México, como en cualquier país del mundo, hay mucha gente con armas, dispuesta a defender lo suyo. ¿Quiénes están armados? Bien: comuneros, ejidatarios, rancheros, talamontes, contrabandistas, ambulantes, policías privadas, guardaespaldas, policías municipales, judiciales, federales, estatales, sindicalistas.
[FRAGMENTO]

Normalmente vivimos —en eso consiste la civilización— bajo un pacto de no agresión, donde se han negociado los derechos de cada quien, y no hay necesidad de recurrir a las armas. Mi impresión es que en los últimos años, en el empeño de imponer el cumplimiento de la ley, en el empeño de imponer el Estado de derecho a la mala, desde el ejecutivo federal, se han roto los acuerdos del orden local y cada quien tiene que proteger lo suyo de mala manera: lo suyo es el lindero de un ejido, un estero donde desembarcar contrabando, un puesto en la calle para vender juguetes, el tránsito o la embarcación de mercancía sin pagar impuestos, la madera de un bosque, una esquina donde vender mariguana.
[FRAGMENTO]

Para terminar de entender el proceso necesitamos estadística de muchas cosas, datos sobre las policías municipales, por ejemplo, y necesitamos también trabajo etnográfico como el de Natalia Mendoza en Conversaciones del desierto, crónicas e historias de esos pequeños espacios, historias del orden local, como las que hay en el extraordinario libro de Juan Pedro Viqueira y Marco Estrada, Los indígenas de Chiapas y la rebelión zapatista. Parece claro, sin embargo, o al menos a mí me parece claro que la crisis del orden local es el factor decisivo para explicar los niveles de violencia en el país.

Ver original en Nexos


ver en nexos.com.mx

estás viendo:
Homicidios 2008-2009 La muerte tiene permiso
volver arriba

Contar los costos Seguridad pública


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


ricardelico :
Hacer click en Nexos en cualquier ficha docugráfica para examinar los artículos publicados en la prestigiosa revista mexicana relativos a políticas y cultura de drogas.
09/01/2011 | 18:04
en Homicidios 2008-2009 La muerte tiene permiso
   
elmEr :
La crisis de la autoridad local en el ordenamiento de las actividades ilegales y semilegales está detrás del incremento de homicidios en los últimos dos años, propone Escalante
09/01/2011 | 16:20
en Homicidios 2008-2009 La muerte tiene permiso
   
DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation