Loading
Buscar en Drogas México

   

El sutil :: Drogas México

#alcohol
Publicaciones que identifican riesgos, medidas de prevención, y buenas prácticas en torno a este popular desinhibidor social

Alcohol
El sutil
[ No hay fichas anteriores ]


Corre el alcohol por el mundo el último día del año. La gente alza la copa y brinda con whisky, vodka, vino, tequila,...Corre el alcohol por el mundo el último día del año. La gente alza la copa y brinda con whisky, vodka, vino, tequila, tepache, sidra, sake, ron, pisco, grappa, ginebra, cerveza, champán, chicha, brandy, anís,...
DIC
31
2 0 0 6

0 comentarios


El sutil

Mario Anteo

31 de diciembre de 2006 (15/01/07)
Reforma ver en reforma.com

Corre el alcohol por el mundo el último día del año. La gente alza la copa y brinda con whisky, vodka, vino, tequila, tepache, sidra, sake, ron, pisco, grappa, ginebra, cerveza, champán, chicha, brandy, anís, aguardiente.



Corre el alcohol por el mundo el último día del año. La gente alza la copa y brinda con whisky, vodka, vino, tequila, tepache, sidra, sake, ron, pisco, grappa, ginebra, cerveza, champán, chicha, brandy, anís, aguardiente.

Trastabilla la Tierra ebria, dando bandazos en el firmamento, en este postrero domingo del 2006. Desde los albores de la civilización, los embriagantes brebajes de las más pintovarias culturas irrigan el torrente sanguíneo de la humanidad sedienta. Chamanes, sacerdotes, brujos, augures, los preservadores de la flama divina alcoholizan sin cesar sus rituales e invocaciones. El mismo Jesús identificó su sangre con el vino de la Última Cena.

Bien tan caro a los ancestros no puede ser malo o dañino per se. Algo tan apreciado por quien media entre el hombre y Dios no puede ser una calamidad. La civilización sería una ruina si el espíritu de la bebida espiritosa fuera sólo un monstruo enloquecedor.

Ya la etimología de “alcohol” nos remite a la magia de la embriaguez: Al-cohol en lengua árabe significa “el sutil”. El alcohol es pues el delicado vapor que obnubila a los dos mil millones de bebedores que registra un censo mundial.

Pero entonces, ¿por qué innumerables muertes, crímenes y accidentes son atribuidos a la sustancia etílica que desde el medievo elaboran los monasterios cristianos? ¿Cómo conciliar la paz y recogimiento de un monje vitícola, con la estridente abyección de un homicida borracho?

La degeneración de la bella embriaguez se localiza en tiempos romanos, cuando el culto a Dioniso, dios griego del vino, devino vulgar festín. En otras palabras, lo que en Grecia fue una entusiasta religión donde el “yo” del feligrés se disolvía en la comunal euforia, en Roma fue pachanga de Baco, dios romano del vino.

Entonces términos como “orgía” y “embriaguez” dejaron de significar la fertilidad y la comunión, denotando en adelante la vulgaridad y la indecencia. Como quien dice, el pueblo embebido en un santo interés gregario se transformó en la cofradía del sexo público y la depravación, y la euforia divina degeneró en violencia y locura.

El deterioro de la palabra “lujuria” fue aún más explícito: la explosión primaveral de la fértil clorofila, con su lujoso dispendio seminal, derivó en cruda concupiscencia y excitación de gónadas. Todo porque el burdo carácter romano no supo asimilar las sutilezas griegas.

Así, las bebidas embriagantes perdieron su espíritu capaz de conectarnos a Dios y el universo, y en adelante y hasta la fecha fueron sólo drogas embrutecedoras de la conciencia y la razón, venenos que atrofian la mente, convirtiendo al hombre en bestia.

En su “Elogio a la embriaguez”, el filósofo español Fernando Savater reprueba a las sociedades sobrias, acusándolas de insípidas y falsas. Dice: “Considerar la embriaguez como algo pecaminosamente malo en sí mismo es cosa propia de comunidades frígidas y civilizaciones sin gracia”.

Pero sin poder negar el obvio malestar social que muchas veces conlleva la ingesta del vino, anota Savater: “Por supuesto que la embriaguez suele resultar ocasionalmente torpe, inconveniente, sucia, fastidiosa, poco oportuna, ridícula, monótona, etc. ¿Pero no ocurre lo mismo con el amor? ¿O con la sabiduría? ¿O incluso con la justicia? ¿Y no es también cierto que amor, sabiduría o justicia pueden degenerar en vicio, con repercusiones quizás aun más indeseables que las de la bebida?”

Savater concluye su dionisiaco elogio con una loa que no teme a la resaca: “¡Ah, mañanas de chinchón seco, mediodías de Campari, aperitivos de manzanilla y oloroso, comidas regadas con buen vino, grappa enérgica de los postres, tarde de mezcal, vodkas estimulantes, bourbon en donde suena la sirena de un coche de la patrulla nocturna y ron en el que se ahogan piratas fantasmales!”

Sin duda, hoy domingo mucha gente saboreará las bebidas de Savater e incluso otras más, como la espumeante cerveza y el suntuoso brandy. Festivos hombres y mujeres de todos los países alzarán a media noche su copa—la humilde del mezcal y la arrogante del champán—y brindarán por un boyante 2007.

Ojalá el brindis prospere, cumpliéndose sus expectativas, sus sueños, su necesidad de un bendito año nuevo en que el alcohol no produzca los torpes y gratuitos crímenes que suele ocasionar. Ojalá el brindis de hoy recupere el sentido original del vino consagrado por el Hijo de Dios.
ver en reforma.com

estás viendo:
El sutil
volver arriba

Historia Cultura de drogas Consumo recreativo #alcohol #adicciones


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation