Loading
Buscar en Drogas México

   

Morir en prisión :: Drogas México
género

Artículo

2 Estampas septembrinas 2
Morir en prisión
La guerra contra el crimen, sí o no


Además de Zuno también fue procesado por el homicidio de Camarena el médico Humberto Álvarez Machain. De hecho, éste fue secuestrado en Guadalajara y trasladado ilegalmente a Los Ángeles, en Estados Unidos, para ser consignado, según se afirmó, por haber aplicado drogas a Camarena durante su tortura. Los tribunales, sin embargo, lo dejaron en libertad al encontrar...
SEP
21
2 0 1 2
0 comentarios


Morir en prisión

Sergio Sarmiento

Viernes 21 de septiembre de 2012 (21/09/12)
Reforma ver en reforma.com





Además de Zuno también fue procesado por el homicidio de Camarena el médico Humberto Álvarez Machain. De hecho, éste fue secuestrado en Guadalajara y trasladado ilegalmente a Los Ángeles, en Estados Unidos, para ser consignado, según se afirmó, por haber aplicado drogas a Camarena durante su tortura. Los tribunales, sin embargo, lo dejaron en libertad al encontrar que las acusaciones no tenían sustento. Para la DEA el tema de Camarena se hizo ‘personal’ más que jurídico. Poco importaba que no hubiera pruebas en contra de Zuno o de otros acusados. Muchos agentes de la DEA estaban convencidos de que el gobierno mexicano estaba involucrado no sólo en el homicidio sino en el negocio del narcotráfico. Zuno era así un símbolo: un hombre que, por ser cuñado de un ex presidente, representaba a un sistema político corrupto. No se necesitaba más. Por eso Zuno permaneció 23 años en la cárcel y murió en ella este 19 de septiembre. El proceso nunca tuvo que ver con los actos de los que se le acusaba. Era una simple venganza contra el sistema político mexicano.
[Fragmento seleccionado por Cyberboletín CuPIhD]
ver en reforma.com


estás viendo:
Morir en prisión
volver arriba


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation