Loading
Buscar en Drogas México

   

Primera encuesta de usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México :: Drogas México

Usuarios y #DDHH
Las personas que usan drogas gozan de los mismos derechos y garantías que todos los mexicanos

Asamblea de la red latinoamericana de personas que usan drogas (LANPUD)
Primera encuesta de usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México
Firman Convenio de Colaboración CDHDF-Colectivo por una política integral


Descárgala en PDF aquí La Encuesta de usuarios de drogas ilegales (EUDI) tiene como objetivos explorar: 1) la relaciónque los usuarios establecen con las drogas, así como los riesgos y daños recurrentes durantesu proceso de consumo, 2) el impacto en sus relaciones con otros actores de la...
OCT
24
2 0 1 2


1 referencias
0 comentarios


Primera encuesta de usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México

Lluvia Daniela Castillo Ortega, Carlos Alberto Zamudio Angles

Miércoles 24 de octubre de 2012 (24/10/12)
Colectivo por una Política Integral Hacia las Drogas CUPIHD ver en campermedia.com





Descárgala en PDF aquí

La Encuesta de usuarios de drogas ilegales (EUDI) tiene como objetivos explorar: 1) la relaciónque los usuarios establecen con las drogas, así como los riesgos y daños recurrentes durantesu proceso de consumo, 2) el impacto en sus relaciones con otros actores de la sociedad,principalmente familiares, autoridades, especialistas en adicciones y pares usuarios, y 3) el gradode (des)conocimiento de sus derechos y responsabilidades legales como usuarios y los lugaresdónde pedir atención en caso de tener problemas por el uso de drogas.

La motivación principal para realizar la encuesta es la escasa información existente acerca dela relación entre usuarios y sus redes sociales, así como la insuficiencia de indicadores que denidea detallada de los procesos de consumo de drogas, especialmente ante el uso tradicionalde esquemas dicotómicos (usuario-adicto) que diluyen la complejidad del fenómeno delconsumo de drogas ilegales, y reproducen la idea de que la población usuaria se convertiráineludiblemente en adicta, dejando de lado la diversidad de patrones de consumo existentesentre los usuarios.1

La mirada estigmatizadora en torno al consumo de drogas suele considerar a los usuarios comopersonas “enfermas” o “delincuentes” que deberían ser apartadas de la sociedad2, dando piea una reacción de aislamiento por parte de los consumidores, quienes suelen autoexcluirse delas relaciones con instituciones y redes sociales; generando de este modo una dinámica queinvisibiliza las necesidades y derechos de los usuarios, a la vez que limita los mecanismos deinclusión de éstos en la sociedad.2

Este informe muestra una primera lectura de resultados que consideramos más importantespara el diseño de políticas de drogas, al presentar los datos que permitan incluir en el análisisa las personas que consumen sustancias. Cabe señalar que las encuestas con que discutimos 3refieren a distintas poblaciones del D.F., lo cual las hace difícilmente comparables entre sí, másallá de generalidades como las prevalencias, las drogas preferidas y algunos otros puntos queintentamos rescatar.
II. METODOLOGÍA
La EUDI se enfoca en población adulta que usa drogas ilegales en la Ciudad de México. Este tipode usuarios es de especial importancia ya que se relaciona en mayor medida con las institucionespúblicas, especialmente los servicios de salud, seguridad y justicia; sea porque el proceso deconsumo los lleve a demandar servicios de salud o porque al portar y usar drogas ilegales losusuarios se exponen a la discriminación y a la vigilancia por parte de las autoridades.

A fin de contar con un mejor diagnóstico de los retos actuales en el campo de las adicciones,además de posibilitar el planteamiento de temas que no son considerados en las encuestasoficiales sobre uso de drogas -especialmente los que involucran los derechos de los usuarios-, elinstrumento plantea reactivos sobre relaciones familiares, proceso de consumo (inicio, abandonoy uso actual), impacto en la salud y en las relaciones personales, tratamientos recibidos o riesgosasociados al consumo y al mercado, entre otros.

La encuesta consta de 350 reactivos. Este número se debe a que los estándares de consumoson muy diversos en cuanto a la(s) droga(s), la frecuencia y el volumen que suelen consumir losusuarios.

Para el diseño de la encuesta se recuperaron algunos elementos de otras ya realizadas en laCiudad de México4 (reactivos, resultados e interpretaciones), los cuales permitieron profundizaren el estudio de las necesidades de los distintos tipos de usuarios de drogas ilegales. A la vez,se exploraron algunos elementos que pueden ayudar en la construcción de mejores políticasde drogas; por ejemplo, se incluyeron dos preguntas relativas a experiencias con autoridadespolicíacas y/o de justicia y con personal de centros de atención de adicciones, respuestas quefueron audiograbadas previa autorización de los entrevistados.

El levantamiento del sondeo se realizó durante febrero y marzo de 2011. La aplicación de loscuestionarios fue cara a cara con informantes usuarios contactados en espacios públicos dondesuelen consumirse drogas ilegales5 y con otros usuarios contactados a partir de éstos; muestreoconocido como “bola de nieve”.

La población que conforma la muestra consta de 429 personas. Aunque la mayor parte deentrevistados habita el D. F. (91.5%), también se entrevistó a algunos habitantes del Estado deMéxico que realizan actividades en el D. F. (8.5%) -Ver anexo, Gráfico I- 6. La muestra se componede 310 varones (72.3%) y 119 mujeres (27.7%); la edad promedio de los entrevistados es de 28.7años...

...[Fragmento]

Descárgala en PDF aquí

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES:

Respecto al uso de drogas

Sobre la información de los riesgos y daños relativos al uso de drogas, y considerando que:

39.6% de los usuarios no tenía información sobre drogas cuando se inició en el consumo; y, entre quienes sí tenían, a un tercio se la proporcionó “un amigo”.

54.3% de los usuarios refiere conocer las sanciones por portar drogas y 35.7% conoce sus derechos como usuario de drogas.

77.2% de los usuarios concuerda en que las drogas causan daño.

68.5% de los usuarios conoce algún centro de atención -entre privados y públicos-; de éstos, un tercio conoce los grupos de Alcohólicos Anónimos y otro tercio conoce varios centros de atención.

52.7% de los usuarios sabe dónde solicitar ayuda a través de publicidad y solo 1% recibió esta información en la escuela, aun cuando 54% contaba con estudios superiores -lo que implicaría más opciones para obtener información-.

Se concluye que:

a) La información por sí misma no es suficiente para que las personas eviten el uso de drogas.

b) La población usuaria suele carecer, al inicio del consumo, de información sobre los riesgos y daños que implica el uso de drogas ilícitas.

Por lo que se recomienda:

I. Ampliar y mejorar la información sobre drogas en las siguientes áreas: los riesgos en qué incurren las personas cuando se inician en el uso de drogas, los síntomas que deben considerar como indicadores de abuso y a dónde acudir a pedir atención.

II. Diversificar los medios a través de los cuáles llega información a los usuarios o a quienes por su edad o condición están mayormente expuestos al uso.

Sobre los riesgos y daños al momento de inicio, y considerando que:

La mayoría de los usuarios se inicia en el uso de drogas siendo menor de edad (los usuarios de mariguana se inician en promedio a los 16.1 años y de inhalables a los 14.7 años).

43.7% de los usuarios habituales de drogas mezcló la droga de inicio con alcohol.

87.7% de los usuarios se inició con drogas regaladas, principalmente por amigos.

77.2% de los usuarios compartió con amigos el primer consumo.

75.8% de los usuarios recurrió a la mariguana como droga de inicio.

Se concluye que:

c) Las drogas legales son la puerta de entrada al uso de drogas, mientras que la mariguana es la principal droga ilegal de inicio, lo que sugiere que los usuarios consumen las drogas a las que tienen mayor exposición.

d) La red de pares es la de mayor peso en el inicio del uso y en las primeras informaciones y percepciones sobre los riesgos del consumo.

Por lo que se recomienda:

III. Establecer como meta esencial de la política de drogas la de postergar la edad de inicio en el uso.

IV. Establecer nuevas metas e indicadores que se focalicen en las drogas legales e ilegales de mayor exposición en cada entorno específico.

V. Prestar especial atención al papel de la red de pares en el inicio del uso de drogas.

Sobre el patrón de consumo actual, y considerando que:

70.9% de los usuarios usa más de una droga (No necesariamente de manera simultanea).

26.8% de los usuarios mezcla drogas. La mezcla predilecta es mariguana-cocaína.

Los patrones de consumo preferidos son de 1 a 2 cigarros de mariguana para los usuarios que consumen diario y 1 gramo de cocaína para quienes consumen cada semana.

47% de los usuarios consume con intensidad alta –mayor al promedio señalado- y 22% con intensidad extrema –mayor al promedio señalado para más de una droga-.

Se concluye que:

e) La población usuaria presenta una transición hacia el policonsumo de drogas.

f) La percepción de riesgo de los usuarios respecto al consumo de drogas disminuye conforme estos tienen mayor tiempo consumiendo, propiciando que los usuarios tiendan a experimentar y a mezclar más drogas ilícitas, así como a incrementar su patrón de consumo.

Por lo que se recomienda:

VI. Prestar especial atención al fenómeno de la mezcla de drogas en las campañas de prevención selectiva.

VII. Crear una clasificación del uso de drogas, a partir de los riesgos y características que implican los distintos patrones de consumo, de modo que puedan establecerse servicios y relaciones institucionales adecuadas a éstos.

Sobre los riesgos a los que se exponen estando bajo el efecto de drogas, y considerando que:
63.9% de los usuarios ha tenido relaciones sexuales sin protección.

57.6% ha conducido vehículos.

23.7% ha pensado o intentado suicidarse.

33.6% de los usuarios ha sufrido violencia física.

18.9% ha tenido accidentes viales.

8.9% ha forzado o ha sido forzado a tener relaciones sexuales.

40.8% de los usuarios señala tener daños en la salud por el uso continuo de drogas.

Se concluye que:

g) Los usuarios aumentan su exposición a riesgos para sí mismos y para terceros estando bajo el efecto de drogas.

h) Tienden a reconocer solo los daños vinculados al uso prolongado de drogas, y no al inmediato.

Por lo que se recomienda:

VIII. Prevención universal sobre los riesgos y daños a los que se exponen los usuarios al momento del consumo y estando bajo el efecto –incluyendo las prácticas sexuales de riesgo-.

IX. Programas de reducción de daños que ayuden a los usuarios a reconocer signos de abuso y dependencia.

Respecto a las relaciones sociales

Sobre las relaciones con parientes, y considerando que:

83.8% de los usuarios tiene cuando menos algún pariente que sabe de su consumo.

70.6% de los usuarios mantiene relaciones buenas o muy buenas en su familia.

Se concluye que:

i) Los familiares de los usuarios suelen saber del consumo de drogas de sus parientes.

j) Tienden a ser tolerantes con su consumo, aún si lo rechazan al saber de ello.

Por lo que se recomienda:

X. Reenfocar el estudio de la influencia que ejercen las relaciones familiares a lo largo del proceso de consumo.

XI. Diseñar talleres de manejo de situaciones comunes para familiares de usuarios, así como programas de acompañamiento institucional a los familiares.

Sobre las relaciones con terceros, y considerando que:

73.2% de los usuarios considera que es discriminado por autoridades públicas y familiares en razón de su consumo.

69.1% de los usuarios ha tenido problemas con terceros, principalmente con familiares, maestros y autoridades públicas, debido a su consumo.

32% de los usuarios que ha sufrido violencia física también la ha ejercido contra otros.Se concluye que:

k) La discriminación y los problemas con terceros se encuentran presentes en la mayoría de los usuarios.

l) Existe una correlación entre usuarios que han sufrido violencia y también la han ejercido contra otros.

Por lo que se recomienda:

XII. Considerar la discriminación de los usuarios como tema prioritario en la política de drogas, así como la sensibilización específica de familiares, maestros y autoridades públicas.

XIII. Capacitar a las autoridades que se vinculan con usuarios en materia de derechos humanos y específicos de este grupo social, de manera que se restituyen y fortalezcan las relaciones institucionales.

XIV. Prevención selectiva en poblaciones expuestas a relaciones violentas, la cual incluya manejos de asertividad y promoción de la resiliencia en ambientes violentos y/o con exposición al uso de drogas.

Sobre las relaciones con el comercio de drogas, y considerando que:

32.5% de los usuarios se provee de drogas en “tienditas”; 16.9% se provee vía telefónica y 29.2% combina las formas.

47.8% de los usuarios conoce entre 2 y 5 puntos de venta y 34% entre 6 y 10.

52.3% de los usuarios tiene un patrón de consumo alto –por encima del promedio señalado por los usuarios de la droga-.

32.5% de los usuarios gasta un máximo de $50 por semana, principalmente usuarios con consumo bajo o alto de una droga; y 20.1% gasta entre $200 y $500 por semana, principalmente policonsumidores con uso alto de dos o más drogas.

32.6% de los usuarios ha vendido drogas; principalmente para obtener dinero, porque se presentó la oportunidad y/o para gastar en el consumo propio.

Solo 3 usuarios de los 140 que aceptaron haber vendido drogas reconocieron en ello un delito.

Se concluye que:

m) La mayor parte de usuarios tiene una red amplia de relaciones con comerciantes de drogas, la cual se extiende conforme aumenta su patrón de consumo.

n) El mercado de drogas ilegales se compone de dos segmentos principales y diferenciados por su gasto promedio de acuerdo a la(s) droga(s) predilecta(s).

ñ) Conforme aumenta el patrón de consumo aumentan las relaciones con comerciantes y la participación de los usuarios en circuitos ilegales, incluyendo la participación en venta de drogas.

Por lo que se recomienda:

XV. Proporcionar a los usuarios un acceso a las drogas que garantice la seguridad de los usuarios, a modo de inhibir sus vínculos con el mercado negro y fortalecer las relaciones institucionales.

XVI. Considerar los vínculos comerciales particulares a cada segmento del mercado, a modo de adecuar las estrategias de acercamiento institucional a los actores que lo conforman.

XVII. Prevención indicada a los usuarios, señalándoles las diferencias jurídicas entre consumidores y comerciantes, y enfatizando en las responsabilidades legales vigentes.

Sobre las relaciones con autoridades policíacas, y considerando que:

49.9% de los usuarios consume drogas en vía pública.

67.8% de los usuarios ha sido detenido por la policía por consumir drogas.

66.7% de los usuarios ha sido extorsionados por la policía u otra autoridad.

26.8% de los usuarios ha cometido delitos estando bajo el efecto de drogas.

11.4% de los usuarios delinquió antes de usar drogas.

78.3% de los usuarios que ha delinquido cometió robo.

Se concluye que:

o) Los encuentros con policías son comunes en la historia de los usuarios, principalmente porque estos suelen exponerse al consumo en vía pública.

p) Los usuarios son altamente vulnerables a ser extorsionados por la policía y otras autoridades.

q) La mitad de los usuarios que ha delinquido bajo el efecto de drogas, cometía delitos antes de probar drogas ilícitas.

r) Los usuarios que delinquen tienden a cometer robos no violentos.

Por lo que se recomienda:

XVIII. Capacitar a las policías locales en protocolos de detención de usuarios de drogas con enfoque de derechos humanos y priorizando sus esfuerzos en los usuarios que delinquen.

XIX. Prevención indicada a los usuarios sobre los riesgos y responsabilidades de consumir en vía pública, así como sobre dónde acudir en caso de abusos de autoridad.
XX. Considerar sanciones educativas, y no privativas de la libertad, por el consumo en vía pública.

XXI. Replantear la relación entre uso de drogas y delito, de modo que se entienda como una relación multifactorial y no exclusivamente como una de causa y efecto.
XXII. Priorizar la atención de la policía en usuarios que delinquen, antes que en usuarios que consumen en vía pública.
Sobre las relaciones con centros de tratamiento, y considerando que: 74.5% de los usuarios conoce algún centro de atención a las adicciones, pero solo 34.4% considera que funcionan. 19.3% de los usuarios ha tenido la intención de pedir ayuda, pero no todos lo han hecho. 24.7% de los usuarios ha recibido tratamiento contra las adicciones. 60.8% de quienes han recibido tratamiento considera que este funciona. 55.6% de los usuarios que recibió tratamiento, acudió a centros distintos de los del Estado, principalmente anexos. 23.7% de los usuarios se sometería por primera vez o nuevamente a un tratamiento.Se concluye que: s) Los usuarios desconocen información clave sobre la oferta de tratamiento.t) Buena parte de quienes han recibido tratamiento considera que este funciona, pese a continuar consumiendo.u) La alta demanda que tienen los centros distintos al Estado entre los usuarios hace necesario profundizar en el conocimiento sobre su dinámica.Por lo que se recomienda: XXIII. Ampliar y articular los esfuerzos y servicios de tratamiento que ofrecen los distintos tipos de instituciones -públicas, privadas y sociales-.XXIV. Profundizar el estudio de las expectativas de los usuarios al momento de solicitar tratamientos contra las adicciones.XXV. Difundir y diversificar la oferta de tratamientos públicos.Por último, sobre los derechos o servicios que requieren los usuarios, y considerando que: 47.9% señaló no contar con acceso a servicios que deberían brindar autoridades de los tres niveles, como información, seguridad, tratamiento y atención médica. 35.1% de los usuarios señaló la necesidad de mecanismos que permitan el acceso y el uso seguros de drogas. 14.4% de los usuarios mencionó la necesidad de que sean respetados sus derechos, especialmente los relativos al uso y a la no discriminación.Se concluye que:v) Hacen falta mecanismos que favorezcan el acceso a los servicios de salud para los usuarios.w) Es necesario promover una cultura democrática y de defensa de los derechos humanos de los usuarios, tanto entre estos y sus familias, como entre las autoridades encargadas de tratar con ellos, con el fin de promover la no discriminación.Por lo que se recomienda: XXVI. Articular instituciones de los tres niveles de gobierno y de la sociedad civil, de modo que se puedan garantizar los derechos de los usuarios y construir relaciones formales entre usuarios e instituciones.
Índice

5- Introduccion

5- Metodologia

6- Resultados y discusion

22- Conclusiones y recomendaciones

27- Gráficos y Tablas

ver en campermedia.com


estás viendo:
Primera encuesta de usuarios de drogas ilegales en la Ciudad de México
volver arriba
Usuarios y #DDHH Usuarios y delito Encuesta Usuarios DF 2012

referencias
Reflexiones sobre las Encuestas Nacionales de Adicciones y una encuesta independiente Este trabajo analiza las Encuestas Nacionales de Adicciones, las cuales constituyen el principal instrumento gubernamental para medir el consumo de drogas ilegales en México. El gobierno ha utilizado en distintas ocasiones los datos de consumo incrementado de drogas para justificar...
FEB
19
2 0 1 5

(User3)


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation