Loading
Buscar en Drogas México

   

En los detalles está el diablo... o dios :: Drogas México
trisección

Políticas

El general en su barandal
En los detalles está el diablo... o dios
El terreno pantanoso de las ‘guardias comunitarias’


En las condiciones actuales, quien nació en las capas más bajas de la sociedad mexicana, si gana uno o incluso dos salarios mínimos, por duro que trabaje no va a superar su condición social. El esfuerzo nacional que se requiere para destruir el atractivo que hoy tiene para muchos jóvenes el camino...
FEB
21
2 0 1 3
0 comentarios


En los detalles está el diablo... o dios

Lorenzo Meyer

Jueves 21 de febrero de 2013 (21/02/13)
Reforma ver en reforma.com





En las condiciones actuales, quien nació en las capas más bajas de la sociedad mexicana, si gana uno o incluso dos salarios mínimos, por duro que trabaje no va a superar su condición social. El esfuerzo nacional que se requiere para destruir el atractivo que hoy tiene para muchos jóvenes el camino seguido por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, El Chapo, -un capo que nació pobre y hoy es, según la revista Forbes, el número 55 entre ‘las personas más poderosas del mundo’ (http://www.forbes.com/sites/davidewalt/2012/11/19/the-powerful-people-with-the-most-staying-power/)- tiene que ir mucho más allá de la cruzada contra el hambre, las clases de ética, el aliento al ‘emprendedurismo’, el empleo temporal o los programas contra las adicciones. Se requiere de mejores sueldos, de crecimiento económico, de una revolución fiscal que permita una distribución del ingreso menos inequitativa y de una auténtica cruzada contra la corrupción para cambiar esas estructuras que hacen de la mexicana una sociedad tan desigual como pobre.
[Fragmento seleccionado por Cyberboletín CuPIhD]
ver en reforma.com


estás viendo:
En los detalles está el diablo... o dios
volver arriba


comentarios
Entrar para agregar comentario:
entrar


DrogasMexico.org es un proyecto de Convivencia y Espacio Público AC y el Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC.
Agradecemos el apoyo de Open Society Foundation, Angelica Foundation y Tides Foundation